Rusia ha acusado recientemente a los militares estadounidenses de operar aviones no tripulados desde un avión de reconocimiento Poseidon-8 que patrullaba el mar Mediterráneo cerca de Siria. Los aviones no tripulados estaban siendo operados por una sola línea de control. Según afirmaciones de medios locales los 13 drones lanzaron un ataque a la base aérea de Hmeymim, el principal centro estratégico de operaciones de Rusia en la guerra civil siria.

A través de un comunicado de prensa el Kremlin ha confirmado que una base aérea rusa en Siria fue atacada por 13 aviones no tripulados operados por un avión espía de los EE. UU.

Alexander Fomin, viceministro de Defensa de Rusia, dijo que los drones "comenzaron a ser operados fuera del espacio aéreo de Siria", pero fueron destruidos después de "penetrar" al entorno de la base militar rusa, cerca de la ciudad de Latakia en Hmeimim, Gobernación de Latakia.

El coronel general Fomin indico que "trece aviones no tripulados se movieron de acuerdo con el despliegue de batalla de combate común, operado por una sola tripulación. Durante todo este tiempo, el avión de reconocimiento estadounidense Poseidon-8 patrulló el área del Mar Mediterráneo durante ocho horas".

Fomin dijo que los drones "cambiaron al modo manual" cuando fueron rechazados por "contramedidas electrónicas" en la base de Rusia, sugiriendo que fue un ataque deliberado.

"La guía manual no es llevada a cabo por algunos aldeanos, sino por el Poseidon-8, que tiene equipo moderno. Se encargó del control manual", dijo.

Por su parte, el portavoz oficial del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov, dijo que estaba "alarmado" por los informes sobre el ataque de los aviones no tripulados coordinado por el ejército estadounidense. Pero que existe la posibilidad de que Putin y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, discutan las acusaciones durante su próxima reunión, programada para el 11 de noviembre en París.

Hasta el momento el Departamento de Defensa de EE. UU., no ha comentado las acusaciones hechas por el ministerio de defensa de Rusia.

Las fuerzas rusas utilizaron tecnología de guerra radioelectrónica para repeler y frustrar el ataque del enjambre, que se dice que es el primero de este tipo en la historia de la guerra, con 13 aviones no tripulados armados.

Inicialmente, Rusia afirmó que fue llevado a cabo por un país que poseía "capacidades de alta tecnología para proporcionar navegación por satélite y control remoto".

Las explosivas acusaciones amenazan con empeorar las relaciones entre Moscú y Estados Unidos en medio de la indignación por el voto de la administración Trump de retirarse de un tratado de misiles nucleares.

Trump dijo que tiene la intención de abandonar unilateralmente el Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF) de la era soviética, que prohíbe los misiles de crucero de alcance intermedio basados en tierra.

En respuesta, Putin emitió una advertencia escalofriante a los países europeos que están considerando alojar misiles nucleares estadounidenses prohibidos por el tratado.

Hablando en una conferencia de prensa en Moscú el miércoles, Putin dijo que los países europeos estarían en "grave peligro" debido a un ataque de represalia de Rusia en caso de una escalada nuclear.

Durante su advertencia el presidente ruso dijo que "si los Estados Unidos se retiran del tratado INF, la pregunta principal es qué harán con estos misiles [de rango intermedio] que una vez más aparecerán.

  "Si los envían a Europa, naturalmente nuestra respuesta tendrá que reflejar esto, y los países europeos que acepten recibirlos, si las cosas van tan lejos, deben comprender que están poniendo su propio territorio en riesgo de un posible contraataque”.

Y advirtió al mundo de que un ataque nuclear contra Rusia desataría una "catástrofe global" porque "las represalias serán inevitables" por parte de su país.

En un foro internacional sobre políticas en Sochi, Putin aseguro que Rusia solo lanzaría un "ataque de represalia" si los sistemas de alerta temprana detectaban que se habían disparado misiles contra Rusia.

Dijo que si tal escenario se hiciera realidad, "naturalmente significaría una catástrofe global".