En una declaración emitida por el primer ministro de Irak, Adil Abdul-Mahdi, informo al mundo sobre un nuevo acuerdo de cooperación entre Irán e Irak para hacer frente a las provocaciones de los Estados Unidos. El primer ministro indico que discutió con su homólogo iraní "las formas de hacer que los dos países y la región eviten los daños de las sanciones y los peligros de la guerra".

Y ha declarado públicamente que Irak está listo para intervenir y ayudar a Irán en medio de las crecientes tensiones con los Estados Unidos.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irak, Mohammed Alhahkim, sugirió también la alianza durante una conferencia en Bagdad con su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif.

La oficina de Abdul Mahdi también dijo que los dos funcionarios hablaron sobre la seguridad y la estabilidad en el Medio Oriente y sobre la importancia de mantener el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y las potencias mundiales.

El presidente de los Estados Unidos también restableció sanciones perjudiciales para el país que desde entonces dañaron gravemente la economía iraní y se retiró del acuerdo de 2015 con las potencias mundiales el año pasado y desde entonces ha argumentado que el acuerdo no ha prohibido la capacidad de Irán para desarrollar armas nucleares.

Irak e Iran crean alianza

Hablando sobre las crecientes tensiones, el presidente de la Cámara de Representantes para Irak, Mohammed Rikan Hadeed al-Halbousi, dijo: "Estamos listos para mediar y tratar de resolver la creciente crisis entre Washington y Teherán".

Al-Halbousi agregó que no ha habido "ninguna solicitud oficial para tal mediación" y que sigue siendo neutral.

En las últimas semanas, las tensiones entre Estados Unidos e Irán se han intensificado luego de que Trump desplegara un portaaviones y bombarderos B-52 en la región en una amenaza aún sin explicación.

El presidente Donald Trump también dijo furtivamente a los reporteros el jueves que Estados Unidos no necesitaba tropas adicionales en el Medio Oriente, aunque solo unos días después anuncio el despliegue de 1,500 tropas.

A pesar de esto, el comandante adjunto de la Guardia Revolucionaria de élite de Irán, el contraalmirante Ali Fadavi, ha afirmado que la presencia militar de los Estados Unidos en el Medio Oriente es la más débil de la historia.

El comandante dijo: "Los estadounidenses han estado presentes en la región desde 1833 y ahora están en su momento más débil de la historia en Asia occidental".

El funcionario ha agregado que la influencia de Arabia Saudita, que es un importante aliado de EE.UU., también ha disminuido a lo largo de los años.

Asimismo, el comandante adjunto ha aseverado que negociar con Washington es similar a hablar con el diablo. "Negociar con el diablo, dice el Corán, no da frutos", ha subrayado. 

La declaración contradice a la administración de Trump que dice que ha construido una fuerte presencia en la región.

Teherán ha descrito los movimientos de los Estados Unidos como "guerra psicológica" y un "juego político".

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, sugirió que la República Islámica podría celebrar un referéndum sobre el programa nuclear del país.

Si sigue adelante, el referéndum quedaría prohibido en el acuerdo de 2015, pero podría brindar cobertura política al gobierno iraní si decide aumentar el enriquecimiento de uranio.

El señor Rouhani, quien fue un negociador nuclear de alto nivel del líder supremo ayatolá Ali Khamenei en 2004, hizo el comentario el sábado pasado, antes de que los dos funcionarios se reunieran.

 

Tensión en aumento
La tensión entre los dos países ha ido en aumento desde que EE.UU. decidió a inicio de mes reforzar su contingente militar en Oriente Medio con el grupo de combate del portaviones USS Abraham Lincoln, así como con un grupo operativo de bombarderos.

El país norteamericano justificó entonces sus acciones afirmando que sus intereses y los de sus aliados enfrentan una "amenaza creíble" proveniente de Irán, una percepción que la República Islámica ha negado en reiteradas ocasiones. El 10 de mayo, Washington también aprobó el despliegue de una batería del sistema de defensa aérea estadounidense Patriot y del buque de transporte anfibio USS Arlington.

Asimismo, el presidente de EE.UU. anunció este viernes su autorización al Pentágono para enviar a Oriente Medio más militares por las tensiones con Irán.

Por su parte, el presidente de Irán, Hasán Rohaní, declaró el 23 de mayo que Teherán no se rendirá ante la presión de Estados Unidos y no renunciará a sus objetivos incluso en caso de que la República Islámica sea bombardeada.