Irán está preparado para una eventual guerra con EE.UU., pero espera poder entablar un diálogo con Washington, ha afirmado el viceministro de Relaciones Exteriores de la República Islámica, Abbas Araghchi.

"Esperamos poder iniciar un diálogo, pero estamos listos para la guerra", ha asegurado el vicecanciller en una entrevista con RIA Novosti.

Araghchi ha alertado de que la guerra sería "una catástrofe para todos en la región", pero hay "ciertos elementos y personas" que intentan empujar a Washington hacia un conflicto bélico con Teherán "para sus propios fines".

No obstante, ha expresado su esperanza de que "la sabiduría prevalezca en Washington y no cometa el mayor error en toda la historia de la región".

Aún así, el viceministro ha avisado que su país está "absolutamente preparado para este escenario", y cree que EE.UU. es consciente de sus "capacidades al respecto". "Pero esto no es lo que queremos, estamos a favor de la paz", ha recalcado.

Araghchi ha apuntado también que Irán está a la espera de una respuesta de los países del Golfo a su propuesta de concretar un tratado de no agresión.  

Por otro lado, el diplomático iraní ha adelantado que Teherán no planea llevar a cabo negociaciones "directas o indirectas" con EE.UU. en medio de la presión actual que llega de Washington. "No negociamos bajo presión con nadie, y esto es un hecho", ha explicado.

Asimismo, Irán está al tanto de las afirmaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, de que no quiere una guerra, pero para Teherán "son importantes las acciones, no las palabras", ha enfatizado Araghchi.

Durante la entrevista, el vicecanciller ha anunciado también que las autoridades iraníes prevén desarrollar el proyecto de reactor nuclear en la ciudad de Arak de forma independiente, fuera del Plan de Acción Integral Conjunto y Completo (JCPOA, por sus siglas en inglés).

Teherán debía modernizar el reactor junto con otros países firmantes del pacto nuclear, pero, debido a "la presión y las sanciones" estadounidenses, este proyecto "no ha progresado mucho", ha admitido el vicecanciller iraní.