Evgeny Buzhinskiy, un teniente general retirado de la ex Unión Soviética y presidente del Centro PIR del think tank con sede en Moscú, dijo que el gobierno de los Estados Unidos está "arruinando" la "estabilidad" del control mundial de armas nucleares posterior a la Guerra Fría.

El ex general advirtió que el presidente de Rusia, VLADIMIR Putin, no está "mintiendo" sobre su amenaza de destruir los misiles nucleares estadounidenses alojados en países europeos. E indico que es una "pena" que el presidente Donald Trump haya iniciado el proceso para retirarse del Tratado de las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), del cual estaba suscrito desde 1987. Un acuerdo internacional que busca prohibir ciertos misiles nucleares terrestres.

Buzhinskiy, dijo desde la capital rusa, que el destino de la seguridad global depende de "cuáles serán los próximos pasos de los Estados Unidos".

"Si, en el peor de los casos, intentan desplegar misiles de medio alcance con capacidad nuclear, por ejemplo, en algún lugar de Polonia, será la segunda crisis de misiles luego de los misiles cubanos".

La crisis de los misiles en Cuba fue una confrontación de 13 días entre los Estados Unidos y la Unión Soviética que se consideró la más cercana al mundo a un conflicto nuclear global.

La crisis, también conocida como la crisis de octubre de 1962, llegó a un punto crítico cuando los Estados Unidos desplegaron misiles balísticos en Italia, acción que llevo a Turquía y Rusia a responder enviando sus misiles a Cuba.

El tratado INF, firmado por el ex presidente de los EE. UU. Ronald Reagan y el líder soviético Mijail S Gorbachov en 1987, prohíbe el desarrollo y despliegue de misiles de crucero con rangos de entre 500 y 5.500 kilómetros.

Expertos consideran que podría producirse una crisis similar si los misiles con punta nuclear de Estados Unidos se despliegan en las bases militares europeas en caso de que el tratado INF se derrumbe.

El presidente ruso, Vladimir Putin, no dudaría en ordenar un ataque aéreo si los EE. UU., despliega misiles con punta nuclear en las bases militares europeas. Para Buzhinskiy Rusia no tendrá otra salida que destruir estos misiles.

En una conferencia de prensa en Moscú, Putin dijo a los reporteros que Rusia respondería al despliegue de misiles nucleares estadounidenses en países europeos. Y advirtió de manera escalofriante a las naciones europeas que están en "grave peligro" de un "contraataque" ruso si reciben misiles nucleares estadounidenses.

Describió el hipotético escenario mientras discutía las consecuencias de la retirada de Estados Unidos del tratado de la era soviética.

Cuando se le preguntó acerca de la amenaza de Trump de retirarse de la INF, Putin dijo: "Si los van a entregar a Europa, naturalmente nuestra respuesta tendrá que reflejar esto, y los países europeos que acepten recibirlos, si las cosas van tan lejos, deben entender esto", están poniendo su propio territorio en riesgo de un posible contraataque ".

Buzhinskiy dijo que los comentarios de Putin no deben tomarse a la ligera, no está mintiendo, es algo muy serio.

Agregó que: "A veces vale la pena recordar a nuestros colegas europeos y estadounidenses que Rusia no es un país que pueda ser amenazado o intimidado". El presidente Putin le recuerda a su contraparte que, por favor, Rusia tiene el potencial [para responder] ".

La semana pasada, Putin dijo que un ataque nuclear contra Rusia desataría una "catástrofe global" porque "las represalias serian inevitables" por parte de su país.

Diplomático: Rusia se prepara para defenderse ante los planes de guerra de EEUU

El diplomático Andréi Beloúsov, responsable ruso para la no proliferación, sostuvo que su país se prepara para defenderse ante los planes bélicos de Estados Unidos.

"Nos preparamos para defender nuestra patria, nuestra integridad territorial, nuestros valores y nuestra gente (…) a diferencia de Estados Unidos que prepara una guerra", dijo Beloúsov.

El diplomático se preguntó por qué Washington se retira del tratado, incrementa su arsenal nuclear y aprueba una nueva doctrina nuclear.

Sus declaraciones vienen después de que el primer comité de la Asamblea General de la ONU desestimara debatir la intención de Estados Unidos de abandonar el Tratado INF que prohíbe los misiles de mediano y corto alcance.

La semana pasada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que su país abandonaría el Tratado INF, alegando violaciones del acuerdo por parte de Rusia.

El mandatario añadió más tarde que EEUU incrementará sus capacidades nucleares hasta que otros países como Rusia y China "entren en razón".

Moscú declaró que esas afirmaciones provocan preocupación, ya que la medida hará que el mundo se vuelva cada vez más peligroso.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, comentó que Rusia sigue comprometida con las cláusulas del acuerdo y advirtió que la anulación del tratado perjudicaría la estabilidad y la seguridad mundial.

El Tratado INF, firmado por Washington y Moscú en 1987, no tiene fecha de caducidad y prohíbe a las partes disponer de misiles balísticos terrestres o misiles de crucero con un radio de acción de entre los 500 y los 5.500 kilómetros.

Rusia y EEUU se han acusado mutuamente en varias ocasiones de desarrollar sistemas que violan este pacto.