Hay temores de una escalada en la violencia entre India y Pakistán después de un ataque aéreo en la disputada región de Cachemira.

El ataque es el primero de su tipo desde que los dos países fueron a la guerra en 1971.

Según informo un ministro del gobierno pakistaní, aviones de la fuerza aérea india llevaron a cabo ataques en campamentos de militantes dentro de Pakistán el martes.

Las relaciones entre las dos potencias nucleares vecinas han venido deteriorándose desde un ataque suicida al comienzo de mes que cobró la vida de más de 40 soldados indios.

India acusa a Pakistán de permitir a grupos armados operar en su territorio y asegura que las agencias de seguridad pakistaníes jugaron un papel en el ataque suicida de febrero 14, que fue reivindicado por JeM.

Pakistán niega tener relación con el asunto y asegura que no les ofrece refugio a las milicias armadas, al tiempo que condenó los ataques y afirmó que respondería "en el momento y lugar de su escogencia".

"La Fuerza Aérea realizó un ataque aéreo temprano en la mañana de hoy en los campamentos de terror a través de la Línea de Control y lo destruyó por completo", dijo el ministro de estado para la agricultura Gajendra Singh Shekhawat en Twitter.

Las noticias indias han citado a una fuente del gobierno que dijo que 12 aviones de combate cruzaron a Pakistán y destruyeron un campo de entrenamiento de militantes.

El periodista local Sameer Yasir dice que un intenso despliegue militar en los últimos tres días ha generado pánico entre la población de ambas naciones, así que anticipando una guerra completa, los civiles han estado acumulando alimentos y acudiendo en masa a las estaciones de gasolina, creando congestión en las vías.

Se cree que los 12 aviones Mirage golpearon "un importante campo terrorista" con 1,000 kg de explosivos, según fuentes de la fuerza aérea india.

El portavoz de las fuerzas armadas de Pakistán, el general de división Asif Ghafoor, acusó a la India de violar los términos del alto el fuego en la región.

"La Fuerza Aérea de la India violó la línea de control", tuiteó.

"La Fuerza Aérea de Pakistán se apresuró de inmediato. Las aeronaves indias regresaron".

La Línea de Control se basa en las líneas establecidas después de la primera guerra que los dos países pelearon por Cachemira poco después de que India se independizara de Gran Bretaña en 1947.

Si bien a menudo hay intercambios de artillería y armas ligeras a través de la frontera, esto representa una incursión importante en el territorio.

Estas últimas redadas matutinas llegan en un momento de grandes tensiones entre los dos países vecinos, que tienen armas nucleares.

Los aldeanos en el área donde chocaron los aviones indios dijeron que escucharon cuatro fuertes golpes alrededor de las 3 am. Una persona resultó herida pero no hay muertes reportadas.

A principios de este mes, un ataque suicida en un convoy paramilitar mató al menos a 40 miembros del personal de seguridad indio.

PAKISTÁN ha amenazado con "responder" después de que India lanzara ataques aéreos en un gran campo de entrenamiento de militantes en el ataque aéreo más grande desde la década de 1970.

India afirma haber realizado bombardeos matutinos en campamentos en Cachemira, donde se dice que el grupo militante con sede en Pakistán, Jaish-e-Mohammed (JeM), se estaba entrenando para un ataque.

El intento de "ataque preventivo" se produjo 12 días después de que JeM matara al menos a 40 paramilitares indios en un atentado suicida en la región.

Los aviones de combate de la Fuerza Aérea de Pakistán estaban revueltos para interceptar a los aviones de guerra indios, lo que provocó que liberaran sus cargas útiles apresuradamente después de cruzar la Línea de Control de Cachemira.

El ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, dijo que Islamabad tiene un "derecho a responder" y que "debe prevalecer un mejor sentido" en la India.

"Primero, cometieron agresión contra Pakistán hoy. Es una violación de la LoC. Considero que es una violación de la LoC, y Pakistán tiene el derecho de dar una respuesta adecuada en defensa propia", dijo Qureshi.

El ministro habló después de que el primer ministro pakistaní, Imran Khan, convocó una reunión de emergencia cuando las tensiones en la frontera en disputa en Cachemira alcanzaron un punto de ebullición.

Khan aún no ha comentado sobre el ataque aéreo, pero la semana pasada, dijo que Pakistán tomaría represalias si India atacara a su país luego del atentado suicida en Jammu y Cachemira el 14 de febrero.

Tambien comento en una transmisión a nivel nacional que "su país no tendrá otra opción que no sea tomar represalias" y resaltó que "todos sabemos que comenzar una guerra es fácil ... a donde nos llevará, solo Dios lo sabe".

La acción fue ordenada ya que India dijo que tenía información de que Jaish estaba planeando más ataques.

Por su parte, Vijay Gokhale, el principal diplomático de la India expreso a la prensa que “ante el peligro inminente, un ataque preventivo se volvió absolutamente necesario".

"La existencia de tales instalaciones de capacitación, capaces de entrenar a cientos de yihadistas no podría haber funcionado sin el conocimiento de las autoridades paquistaníes", dijo Gokhale.

Pakistán niega albergar a JeM, un grupo principalmente anti-India que forjó vínculos con al-Qaeda y ha estado en una lista de terror de la ONU desde 2001.

Pakistán minimizó la severidad de los ataques aéreos y dijo que sus propios aviones de combate habían perseguido a los aviones indios.

"Las aeronaves indias se entrometieron en el sector de Muzaffarabad", dijo el martes el portavoz militar paquistaní, el mayor general Asif Ghafoor, en Twitter.

Ghafoor dijo que "frente a una respuesta oportuna y efectiva de la Fuerza Aérea de Pakistán", el avión indio "liberó la carga útil a toda prisa, mientras escapaba, que cayó cerca de Balakot.

Los aldeanos paquistaníes en el área donde chocaron los aviones indios dijeron que escucharon cuatro fuertes golpes en las primeras horas del martes, pero informaron que solo una persona resultó herida.

Entretanto, en la ciudad de Srinagar, en la zona de Cachemira administrada por India, los habitantes han expresado preocupación por las elevadas tensiones. "Lo que sea que esté sucediendo entre estos dos vecinos hostiles, nosotros somos los que estamos en medio de este escenario de guerra", declaró Shabir Aakhtoon, un banquero.