En un artículo publicado en el portal indio The Print, por Vinayak Bhat, un coronel retirado del ejército indio y analista de imágenes satelitales que se enfoca en China, se muestra el descubrimiento de una base antisatélites en la provincia china occidental de Xinjiang.

La base está situada cerca de un lago aproximadamente 145 millas (233 kilómetros) al sur de Urumqi, la capital de la provincia Xinjiang.

De acuerdo a informaciones suministradas por Bhat, la base China de Xinjiang incluye cuatro edificios principales con techos deslizantes que, posiblemente, contienen "láseres químicos" de alta potencia alimentados por neodimio.

El analista considera que parte del equipo instalado en la base descubierta se usa para el rastreo y detección de satélites; mientras, otros son utilizados para deshabilitar o destruir satélites con "alta energía".

Según el investigador la base incluye cuatro edificios principales con techos deslizantes que, posiblemente, contienen "láseres químicos" de alta potencia.

El articulo resalta que "en términos de rastreo satelital, la tecnología china ha crecido a pasos agigantados. Ahora hay muchas estaciones de rastreo espacial repartidas por todo el país, que brindan datos precisos sobre satélites a los que debe dirigirse.

Explica que "una vez que se conoce la trayectoria precisa del satélite y otros datos, las armas de energía dirigida (DEW) ubicadas en cinco lugares diferentes pueden asumir la tarea", una de esas instalaciones es la ubicada en Xinjiang".

En febrero pasado, la Agencia de Inteligencia de la Defensa de EE.UU. publicó el informe 'Desafíos a la Seguridad en el Espacio' en el que aseguró que Rusia y China están "desafiando" a Washington en el espacio y "probablemente están buscando desarrollar armas láser para perturbar, degradar o dañar los satélites [de EE.UU.] ".

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo que ese informe contiene "comentarios infundados" y reiteró que Pekín defiende el uso pacífico del espacio y se opone a su militarización. Asimismo manifestó que "el espacio exterior pertenece a toda la humanidad. No es propiedad exclusiva de ningún país y, especialmente, no es propiedad privada de los EE.UU.".

Hua recordó que a lo largo de estos años China y Rusia, junto a otros países, vienen haciendo todos los esfuerzos necesarios para crear un instrumento legal que permita prevenir una carrera armamentista en el espacio.