A pesar de que la República Dominicana, según cifras presentadas por el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), registro una expansión económica interanual de 9.7% durante el período enero-junio de 2018 y pese a que el gobernador del Banco Central del país destacara a finales del año pasado que el Sistema Financiero Nacional continuaba exhibiendo robustos indicadores de liquidez, rentabilidad y fortaleza patrimonial, registrando sus activos un crecimiento de 8.4% respecto a igual período del año anterior, el país caribeño fue incluido por la FAO entre cinco países prioritarios de la región de América Latina y el Caribe donde hay fuertes brechas urbano-rurales y profundas desigualdades que generan hambre y pobreza.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), a través de un programa denominado 100 Territorios Libres de Pobreza y Hambre (100-T), esta organización busca contribuir a mejorar las políticas públicas en un plazo de diez años y a identificar los territorios más vulnerables, más allá de la pobreza y el hambre. También “los fenómenos migratorios que están afectando a miles de familias que huyen de sus hogares y territorios, y el impacto del cambio climático y de las economías ilegales, que profundizan la pobreza, el hambre y la migración”.

Importancia de los suelos para la a agricultura FAO

En su informe asegura que en República Dominica existe déficit de Estado, por la debilidad de las instituciones locales; de ciudadanía, por el bajo o nulo nivel de participación de los territorios y sus actores en la identificación de problemas y soluciones; y de mercado, por falta de competitividad, vías de acceso de productos, alta intermediación comercial y subsidios y remesas.

El 100 Territorios Libres de Pobreza y Hambre es una estrategia de la FAO que busca, como parte de las políticas públicas de los países, acelerar el logro de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS 1 y 2).

Junto a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la FAO elaboró una aproximación preliminar a la geografía de los 100 territorios y se identificaron 1,975 municipios en 14 países que podrían conformar estos territorios con los índices más elevados en necesidades básicas insatisfechas y malnutrición.

En el caso de República Dominicana, el programa se enfocará en casi toda la franja fronteriza, desde Pedernales, Independencia, Elías Piña hasta Bahoruco, Azua, San Juan, Barahona y El Seibo.

Según la FAO, se priorizan políticas en territorios olvidados, que se han quedado rezagados, a pesar del avance y el crecimiento de las economías, donde hay territorios rurales con niveles de pobreza y pobreza extrema por encima del 70% y una incidencia de desnutrición crónica inaceptable, con una gran distancia de las medias nacionales.

Estas informaciones suministradas por la FAO demuestran que el aumento en la economía dominicana destacado por el gobernador del Banco Central y el FMI no representa la economía real de todas las provincias que componen el país, al parecer los beneficios del crecimiento económico del país solo favorecen a la clase alta y política, mientras las provincias alejadas al núcleo de poder se sumen en la pobreza.

Banco Central Republica Dominicana

República Dominicana acumula seis años con un promedio de crecimiento económico cercano al 6% anual. En 2017, el incremento del PIB fue de un 4,6% y según la proyección más reciente de crecimiento económico en la región, elaborada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y publicado por la BBC news, el año 2018 lo cerró con un 5,4%.

Eso convertiría a RD en el país con mayor crecimiento de Latinoamérica, seguido por Panamá y Paraguay.

República Dominicana es el país cuya economía crece más rápido en América Latina, sin embargo tiene al 40% de su población en la pobreza. Desde hace más de 20 años, el país caribeño tiene una tasa crecimiento de 5,4% en promedio, pero esto no se ha visto reflejado en el nivel de vida de sus habitantes. ¿Cómo se explica esta contradicción?

El engañoso crecimiento económico. El desarrollo económico del país se debe al impulso de la minería, el turismo, el sector financiero y la construcción. Consultado por la BBC, el economista Miguel Ceara Hilton asegura que “este crecimiento económico solo ha generado empleo informal y de mala calidad”. Por su parte, su colega Pedro Silverio explica que “el modelo económico no ha creado las bases para la generación de empleos para superar los modelos de pobreza y los salarios existentes se han estacando desde el 2003”.

Según el informe de la CEPAL las actividades económicas de mayor incidencia en el desempeño del primer semestre de 2018 en la República Dominicana fueron: Construcción (13.2%), Zonas Francas (11.0%), Salud (8.2%), Comercio (8.1%), Manufactura Local (6.8%), Transporte y Almacenamiento (6.8%), Energía y Agua (6.4%), Servicios Financieros (5.8%), Comunicaciones (5.6%), Agropecuario (5.3%), Hoteles, Bares y Restaurantes (5.2%) en términos de valor agregado, entre otras.

Datos que contradicen por completo el informe de la FAO donde asegura que en República Dominica existe déficit de Estado, de ciudadanía y de mercado.

¿Quién nos miente? ¿Y por qué lo hace?, ¿Será este informe de la FAO una estrategia más de la campaña de descredito que los Estados Unidos promueve contra República Dominicana o los gobernantes del país presentan información falsa?

Según el FMI y el Banco Central “la inflación acumulada al mes de junio fue de 1.43%. Los ingresos de divisas ascendieron a US$15,038.9 millones durante el primer semestre de 2018, lo que representa un aumento interanual de 8.9%. Reservas Internacionales Brutas alcanzaron US$6,598.4 millones al cierre junio 2018, equivalentes a 4.0 meses de las importaciones, excluyendo las zonas francas..”

Asimismo, las entidades de intermediación financiera muestran mejoría en la calidad de su cartera de créditos, al disminuir su coeficiente de morosidad de 1.98% en junio de 2017 a 1.86% en junio de 2018, e incrementar las provisiones para cartera con relación a sus créditos vencidos a 166.92% en junio del presente año, lo que indica una cobertura muy superior al 100%. 

Igualmente, durante el período analizado, el patrimonio aumentó en RD$15,985.1 millones, un 8.96%, principalmente por la realización de nuevas capitalizaciones y reservas por RD$11,039.3 millones, un 7.75%, lo cual refleja la fortaleza patrimonial de las entidades de intermediación financiera.

Las instituciones que conforman el sistema financiero nacional exhiben un coeficiente de solvencia de 18.8% a mayo, muy superior al 10% mínimo requerido por las disposiciones legales vigentes, evidenciando un sobrante de capital de RD$85,743.0 millones, lo que le permitiría enfrentar los riesgos asociados que pudiesen presentar las entidades. Esto refleja que todas las entidades de intermediación financiera en operación muestran sobrantes de capital.

El coeficiente de liquidez es de 20.0%, considerado suficiente para cubrir los requerimientos de encaje legal y cumplir sus compromisos de corto plazo; mientras que la rentabilidad sobre el patrimonio (ROE) promedio fue de 20.7% y sobre los activos (ROA) de 2.4%, coeficientes que se mantienen entre los mayores mostrados por las entidades bancarias de los países de la región, miembros del Consejo Monetario Centroamericano.

En cuanto a la banca múltiple se refiere, que representa el 86.4% del sistema financiero nacional, la solvencia fue de 16.97%, la rentabilidad del patrimonio ascendió a 23.21%, coeficiente de liquidez 22.07%, siendo la morosidad de su cartera de créditos de 1.8%, con una cobertura de 177.6%, lo que evidencia las fortalezas que reconocen organismos internacionales sobre el Sistema Financiero dominicano.

La Construcción ha sido la actividad de mayor impacto en el desempeño económico durante 2018, registrando un crecimiento interanual de 13.2% en enero-junio 2018. El dinamismo de este sector responde principalmente a iniciativas privadas de proyectos habitacionales que buscan solventar el déficit existente en el Gran Santo Domingo, así como en otras áreas de la geografía nacional.

Asimismo, incide de manera importante la ejecución de proyectos en el sector turístico y el desarrollo de obras de infraestructura para la diversificación de la matriz de generación de energía eléctrica. Adicionalmente, se destacan las construcciones en el sector comercial y la restauración de obras infraestructura vial por parte del Gobierno Central.

De igual forma, el comportamiento de esta actividad durante el primer semestre del año se ve reflejado en la variación interanual de los volúmenes de ventas de los principales insumos para la construcción como son el cemento (5.1%), la pintura (12.1%), el cemento asfáltico (82.1%) y el resto de los materiales (12.1%).

En cuanto a la Manufactura de Zonas Francas, en el mes de junio mostró un extraordinario crecimiento interanual de 14.6%, para un acumulado de 11.0% en el período enero-junio 2018. Esto como resultado del aumento de las exportaciones de los productos fabricados por las empresas que operan bajo este régimen, que presentan un incremento de 11.1% en el referido período con respecto al año anterior.

Durante el mes de junio, el valor agregado real del Comercio exhibió una expansión de 9.8%, para un cierre del primer semestre con una variación de 8.1%. Este comportamiento se ha visto reflejado en las ventas de los principales establecimientos comerciales que registran un incremento de 11.7%, al compararse con enero-junio del pasado año. De igual manera, el crecimiento de la producción local de bienes agropecuarios y manufacturados y el aumento en 12.1% del volumen de importaciones comercializables sustentan el nivel de actividad experimentado por el sector.

La Manufactura Local creció 6.8% en enero-junio 2018, lo que se explica en gran medida por el aumento en la producción de las industrias de elaboración de productos lácteos (12.6%), fabricación de sustancias y productos químicos (8.5%), fabricación de metales comunes (8.4%), elaboración de bebidas y tabaco (7.0%), entre otros.

El resultado de esta actividad en el período enero-junio se refleja en la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial al Sector Manufacturero que elabora el Banco Central, la cual indica que la situación económica del sector industrial se mantiene positiva y el 94% de las empresas consultadas consideran que su situación es buena o favorable.

De igual manera, el incremento de 10.3% en el promedio del Índice Mensual de Actividad Manufacturera (IMAM) que elabora la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) a partir de una encuesta de opinión, es otro elemento que muestra el dinamismo del sector durante el primer semestre del año 2018 con respecto a igual periodo del año anterior.

En lo que respecta a la Intermediación Financiera, durante los primeros seis meses de 2018 este sector registra una variación acumulada de 5.8%, lo que obedece principalmente a la expansión en 11.4% de la cartera de préstamos del sistema financiero consolidado al cierre de junio, equivalentes a RD$111,565.5 millones adicionales en los últimos doce meses.

La Agropecuaria registró un crecimiento acumulado de 5.3% en enero-junio 2018 con respecto al mismo período de 2017, destacándose dentro del semestre la expansión del mes de junio en 8.2%. Las efectivas políticas de apoyo al sector que ha venido implementando el Gobierno dominicano a través de las visitas sorpresa del Excelentísimo señor Presidente, Lic. Danilo Medina y del Ministerio de Agricultura y sus dependencias, así como del Banco Agrícola, han contribuido significativamente al desempeño de la actividad. Es importante destacar las facilidades de crédito otorgadas a los pequeños y medianos productores del sector, así como las asistencias técnicas y el suministro de semillas y fertilizantes.

La actividad Hoteles, Bares y Restaurantes exhibe un incremento de 5.2% en términos de valor agregado real en el periodo enero-junio 2018, impulsado básicamente por la llegada de visitantes no residentes al país, la cual experimentó una variación interanual de 7.5% durante el mes de junio, acumulando un crecimiento de 6.1% en el primer semestre de 2018. Este comportamiento es equivalente a una llegada de 199,134 turistas adicionales respecto a enero-junio de 2017, para un total de 3,440,805 visitantes en el primer semestre.

Por otro lado, la Explotación de Minas y Canteras continúa en proceso de normalización de sus operaciones de extracción, mostrando una contracción de 1.5% en el mes de junio, la cual resulta ser menor a las experimentadas en meses anteriores del presente año.

Con estos resultados, el IMAE exhibe una expansión anualizada de 7.2% en su tendencia-ciclo al cierre del mes de junio lo que refleja que se conservan los efectos del impulso monetario adoptado desde el segundo semestre del pasado año.

La variación acumulada del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el período enero-junio 2018 fue de 1.43%, incidiendo principalmente en este resultado la variación de los grupos Alimentos y Bebidas no Alcohólicas (0.81%), Vivienda (0.82%) y Transporte (3.58%), este último como resultado de los aumentos de los precios de los combustibles en este período, debido al comportamiento de los precios internacionales del petróleo. La inflación interanual se ubicó en 4.63% al cierre del mes de junio, dentro del rango meta de 4.0%±1%.

Las exportaciones totales de bienes alcanzaron US$5,434.3 millones en enero-junio 2018, para un aumento de US$421.1 millones (equivalente a 8.4%), explicado en gran medida por el aumento de 10.0% en las exportaciones nacionales de bienes industriales, dentro de las cuales las varillas de acero y los productos de la industria química registraron expansiones de US$19.0 millones (79.5%) y US$13.6 millones (22.3%), respectivamente. Asimismo, las exportaciones de zonas francas aumentaron 11.1%, destacándose los productos eléctricos con un incremento de US$142.8 millones (31.6%) y los equipos médicos con una variación de US$55.8 millones (9.1%).

En cuanto a las importaciones totales, éstas presentaron un incremento interanual de 20.9% en el mes junio, para un crecimiento acumulado de 13.5% durante enero-junio 2018. Este resultado obedece básicamente al aumento de US$433.6 millones (31.7%) en la factura petrolera con respecto a igual período de 2017, como consecuencia de mayores volúmenes importados y de precios internacionales del petróleo más altos. Asimismo, las importaciones no petroleras se expandieron en 10.0% en el primer semestre del año, consistente con la evolución de la demanda interna.

Los ingresos por turismo alcanzaron US$3,978 millones en el periodo enero-junio 2018, un crecimiento de 5.6% (US$212.3 millones) adicionales comparado con el primer semestre del año anterior. Este desempeño se sustenta en el incremento en la llegada de viajeros no residentes vía aérea en 6.1%, principalmente desde América del Norte, así como por el aumento en el gasto promedio durante su estadía en el país.

De la misma manera, se recibieron flujos por US$ 3,215.9 millones por concepto de remesas durante los primeros seis meses del año, para un notable aumento de 10.6% (US$307.4 millones) adicionales con respecto al mismo periodo del año 2017. El dinamismo exhibido en el influjo de divisas por estos conceptos se explica en gran medida por las condiciones actuales de pleno empleo en el mercado laboral de Estados Unidos de América, nuestro principal socio comercial.

La inversión extranjera directa alcanzó la suma de US$1,594.6 millones en enero-junio de 2018, un significativo aumento de 20.2% respecto al mismo período de 2017, principalmente por los incrementos registrados en los sectores energía, minería y turismo, lo que refleja que el país se mantiene como un destino atractivo para los inversionistas extranjeros.

Resulta importante destacar que los ingresos de divisas a la República Dominicana durante el primer semestre de 2018, por concepto de exportaciones de bienes, turismo, remesas, inversión extranjera directa y otros ingresos por servicios ascendió a US$15,038.9 millones, lo que representa un incremento de 8.9%(US$1,232.3 millones) adicionales con respecto a enero-junio de 2017.

Este favorable desempeño en los ingresos de divisas facilitó la acumulación de Reservas Internacionales Brutas, alcanzando US$6,598.4 millones al cierre de junio 2018. Este nivel de reservas internacionales equivale a 4.0 meses de las importaciones, excluyendo las zonas francas, por encima del umbral mínimo de 3.0 meses de importaciones considerado tradicionalmente como adecuado.

El director ejecutivo del Consejo Nacional de Competitividad (CNC), Rafael Paz, informó recientemente que República Dominicana tuvo un desempeño positivo en el índice global de competitividad, sin embargo se mantiene en la posición número 82 al igual que el pasado año.

Durante un almuerzo ofrecido por el CNC se presentaron los resultados de este índice que compara al país con otras naciones de la región y el resto del mundo.

En el encuentro con medios de la prensa, Paz aseguró que de acuerdo con los avances que se han realizado en República Dominicana para mejorar su competitividad, el país fue el quinto con mayor mejoría frente a los otros 139 que fueron evaluados en esta edición.

De acuerdo con los datos presentados, el país de la región de Latinoamérica que mostró mayor crecimiento en su puntuación fue República Dominicana (+1.8), dejando detrás a Ecuador, Guatemala, Nicaragua y honduras, quienes en ediciones anteriores aventajaban la economía local.

A nivel regional República Dominicana fue la economía 12 de 21.

Nos es posible que con semejantes ingresos y aumento en la economía dominicana tantas provincias del país se encuentren sumidas en la pobreza como asegura la FAO, ¿En dónde se invierte todo este dinero? ¿A dónde va? ¿Quiénes están mintiendo, la FAO o el Banco Central y el FMI?