Los cientificos han presentado por primera vez la cabeza cortada perfectamente conservada de un lobo prehistórico que gruñe.

Se cree que el enorme animal murió hace más de 40,000 años. Fue descubierto congelado en el tiempo en la región de Yakutia, Siberia.

Su cerebro aún está completamente intacto gracias al permafrost, lo que lo convierte en el primer lobo Pleistoceno completamente desarrollado que se ha encontrado con su tejido preservado.

El lobo fue encontrado sobre el Círculo Ártico por el hombre local Pavel Efimov en el verano de 2018 cerca del remoto río Tirekhtyakh, pero el hallazgo solo se ha revelado ahora.

Un equipo de científicos de Rusia y Japón examinó la cabeza de un lobo prehistórico hallada en el permafrost de Siberia, informó el medio local Siberian Times. El curioso hallazgo podría arrojar luz sobre el proceso evolutivo de este depredador.

Los científicos dicen que la bestia es significativamente más grande que los lobos de hoy, solo su cabeza es la mitad del tamaño de un lobo moderno completamente crecido.

La gigantesca cabeza de 40 centímetros mide la mitad de los que mide el cuerpo de un lobo moderno. Fue descubierta en el verano del 2018 por un residente local y mantiene su cerebro intacto.

Un equipo de científicos de Rusia y Japón examinó la cabeza de un lobo prehistórico hallada en el permafrost de Siberia, informó el medio local Siberian Times. El curioso hallazgo podría arrojar luz sobre el proceso evolutivo de este depredador.

Según declaró al medio el científico ruso Albert Protopópov, de la Academia de Ciencias de la República de Sajá (Yakutia), "es un hallazgo único". Ahora, un equipo de investigadores del Museo Sueco de Historia Natural tiene previsto analizar el ADN del depredador.

El lobo fue encontrado casi al mismo tiempo que un cachorro de león cavernario previamente anunciado llamado Spartak, y los restos de la Edad de Hielo se muestran juntos.

"Sus músculos, órganos y cerebros están en buenas condiciones", dijo Naoki Suzuki, profesora de paleontología y medicina de la Escuela de Medicina de la Universidad Jikei en Tokio, quien realizó tomografías computarizadas de los restos antiguos.

"Queremos evaluar sus capacidades físicas y ecológicas comparándolas con los leones y lobos de hoy".

Los expertos en el Museo Sueco de Historia Natural realizarán pruebas sobre el ADN del depredador del Pleistoceno, informó The Siberian Times.

El científico ruso Dr. Albert Protopopov dijo: “Este es un descubrimiento único de los primeros restos de un lobo Pleistoceno completamente desarrollado con su tejido preservado.

"Lo compararemos con los lobos de hoy en día para comprender cómo ha evolucionado la especie y para reconstruir su apariencia".

La cabeza mide casi 16 pulgadas de largo, aproximadamente la mitad de la longitud de un lobo moderno en Siberia. La cabeza mide casi 16 pulgadas de largo, aproximadamente la mitad de la longitud de un lobo moderno en Siberia.

Fue fechado en más de 40,000 años por científicos japoneses que revelaron la cabeza en Tokio en una exhibición de los restos de bestias congeladas, incluyendo mamuts lanudos.