Una de las más grandes interrogantes de los seres humanos durante siglos ha sido la de saber si existe vida en otra parte del universo y si existe ¿dónde están todos los alienígenas?.

La pregunta "dónde están todos los alienígenas" es conocida por los astrónomos como La Paradoja de Fermi.

Científicos de distintas áreas y astrónomos han discutido durante mucho tiempo esta incógnita y han llegado a la conclusión de que parece que estamos solos en el Universo y es porque estamos en un zoológico. Y que tal vez la verdadera respuesta se encuentre "justo fuera del recinto humano".

En una reunión del Proyecto METI (Inteligencia Extraterrestre de Mensajería) celebrada en París esta semana, los científicos discutieron seriamente la idea de que la Tierra podría ser una especie de zoológico extraterrestre, y que nosotros somos las criaturas expuestas.

Douglas Vakoch, presidente de METI, dijo que "tal vez los extraterrestres estén observando a los seres humanos en la Tierra, al igual que observamos a los animales en un zoológico".

Y realizo la interrogante de "¿Cómo podemos hacer que los guardas galácticos se revelen a sí mismos?".

El Sr. Vakoch cree que esta teoría para la búsqueda de vida extraterrestre podría ser la clave.

Él dijo: "Si fuéramos a un zoológico y de repente una cebra se volviera hacia nosotros, nos mirara a los ojos y comenzara a lanzar una serie de números primos con su casco, eso establecería una relación radicalmente diferente entre nosotros y la cebra. "Nos sentiríamos obligados a responder.

"Podemos hacer lo mismo con los extraterrestres mediante la transmisión de señales de radio potentes, intencionadas y ricas en información a las estrellas cercanas".

Y para los que les preocupa que los mensajes puedan traer invasores peligrosos a nuestro planeta, el Sr. Vakoch aseguro que "cualquier civilización que sea capaz de una invasión alienígena ya está al tanto de nuestra existencia.

“La atmósfera de la Tierra ha estado dando evidencia de la existencia de vida durante dos mil quinientos millones de años, en virtud del oxígeno en nuestra atmósfera, por lo que cualquier alienígena paranoico ha tenido mucho tiempo para hacernos daño.

Hay muchas otras teorías sobre por qué, en un Universo que debería estar lleno de vida, nunca hemos recibido una comunicación verificable de una civilización alienígena. Dos de los más plausibles son el gran filtro y la hipótesis de la cuarentena.

La teoría del Gran Filtro sugiere que muchas, de hecho, la mayoría de las civilizaciones desarrollan armas biológicas y bombas nucleares como parte de su desarrollo y que es muy difícil avanzar más allá de esa etapa sin usarlas.

La Teoría de la cuarentena sugiere que la evidencia sólida de civilizaciones extraterrestres avanzadas destruiría nuestra cultura.

Stephen Hawking pensaba que la existencia de extraterrestres era algo casi fuera de discusión. El científico hablo acerca de la vida inteligente extraterrestre en un documental del canal Discovery. Hawking expreso en aquel documental que su mente era matemática y funcionaba por probabilidades y que cuando examinaba el problema de la vida inteligente afuera, el cálculo le daba que si, que la balanza se inclina definitivamente a que si hay vida extraterrestre y en aquella ocasión, aseguro estar de acuerdo con los planteamientos del padre de la búsqueda extraterrestre, Fran Drake, aunque recomendaba que mejor dejemos de buscar vida extraterrestre y dejemos de mandar señales, ya que pueden representar una amenaza para el planeta.

La hipótesis del zoológico, que fue creada por primera vez en 1973 por el radioastrónomo John Ball del MIT, se encuentra entre las explicaciones más interesantes, aunque posiblemente la menos halagadora para los humanos.