(Sputnik) — La organización terrorista ETA remitió un comunicado en el que reconoce el daño causado y pide disculpas a las víctimas.

"Somos conscientes de que en este largo periodo de lucha armada hemos provocado mucho dolor, incluidos muchos daños que no tienen solución. Queremos mostrar respeto a los muertos, los heridos y las víctimas que han causado las acciones de ETA, en la medida que han resultado damnificados por el conflicto. Lo sentimos de veras", señala en un comunicado remitido a los diarios vascos 'Gara' y 'Berria'.

La organización, que previsiblemente se disolverá durante la primera semana de mayo, también asegura que "a consecuencia de errores o de decisiones erróneas, ETA provocó también víctimas que no tenían una participación directa en el conflicto, tanto en Euskal Herria (País Vasco) como fuera de ella. Sabemos que, obligados por las necesidades de todo tipo de la lucha armada, nuestra actuación ha perjudicado a ciudadanos y ciudadanas sin responsabilidad alguna".

"También hemos provocado graves daños que no tienen vuelta atrás. A estas personas y a sus familiares les pedimos perdón. Estas palabras no solucionarán lo sucedido, ni mitigarán tanto dolor. Lo decimos con respeto, sin querer provocar de nuevo aflicción alguna", insiste la organización en lo que se trata el primer comunicado en el que la organización pide disculpas a sus víctimas", destaca el documento.

Además, añade: "Entendemos que muchos consideren y expresen que nuestra actuación fue inaceptable e injusta, y lo respetamos, pues a nadie se le puede forzar a decir lo que no piensa o siente. Para otros muchos también fue totalmente injusta, pese a utilizar el disfraz de la ley, las acciones de las fuerzas del Estado y de las fuerzas autonomistas que actuaron conjuntamente, y tampoco esos ciudadanos y ciudadanas merecen ser humillados. De lo contrario, deberíamos interpretar que ha existido un daño justo que merece aplauso. ETA, en cambio, tiene otra posición: ojalá nada de eso hubiese ocurrido, ojalá la libertad y la paz hubiesen echado raíces en Euskal Herria hace mucho tiempo".

En su comunicado, la organización habla también de lo que considera el origen del "conflicto", que lo sitúa en el bombardeo de Gernika de 1937, cuando la aviación alemana e italiana apoyaban el golpe de Estado de Francisco Franco, y que destruyó la villa vizcaína del mismo nombre, símbolo de los fueros vascos.

Según explican, su terrorismo "sólo nació como respuesta a esa violencia".

"En estas décadas se ha padecido mucho en nuestro pueblo: muertos, heridos, torturados, secuestrados o personas que se han visto obligadas a huir al extranjero. Un sufrimiento desmedido. ETA reconoce la responsabilidad directa que ha adquirido en ese dolor, y desea manifestar que nada de todo ello debió producirse jamás o que no debió prolongarse tanto en el tiempo, pues hace ya mucho que este conflicto político e histórico debía contar con una solución democrática justa", indica.

"De hecho, el sufrimiento imperaba antes de que naciera ETA, y ha continuado después de que ETA haya abandonado la lucha armada. Las generaciones posteriores al bombardeo de Gernika heredamos aquella violencia y aquel lamento, y nos corresponde a nosotros y nosotras que las generaciones venideras recojan otro futuro", apunta el comunicado.

Este comunicado se hace público después de que representantes del Grupo Internacional de Contacto (GIC), que realiza labores de mediación para el proceso de paz en el País Vasco, confirmasen el 19 de abril que ETA tiene la intención de anunciar su disolución definitiva el primer fin de semana del próximo mes de mayo.