Al tocar el tema de las sanciones internacionales impuestas por varios Estados occidentales a Rusia, Putin ha asegurado que este hecho no asusta a Moscú y "jamás nos obligará a abandonar el camino del desarrollo independiente y soberano".

"La presencia de algunas restricciones y sanciones no nos sorprende, no nos asusta y nunca nos obligará a abandonar un camino de desarrollo independiente y soberano. Considero que Rusia será soberana o no será. Y, por supuesto, el pueblo ruso siempre elegirá la primera opción. De la misma manera que los chinos, supongo. No tenemos otra vía. Pero entendemos que con estas restricciones y sanciones nuestros socios están tratando únicamente de limitar el desarrollo", dijo Putin.

El mandatario ruso ha expresado la esperanza de que "la sensatez prevalezca", que todas las restricciones, "ilegales y perjudiciales para la economía global", se levanten gradualmente y se normalicen las relaciones de Moscú con todos los socios, incluidos EE.UU. y "otros países que han bailado al son que les tocó" Washington, e impusieron también sanciones antirrusas y ahora han empezado a sufrir las consecuencias negativas de su decisión.