Un buque de guerra Real de la Armada británica está siguiendo a una flota rusa equipada con un rayo que provoca vómitos y delirios.

El Defensor del HMS ha vigilado durante el fin de semana a la fragata Almirante Gorshkov y tres barcos auxiliares.

Según se informa, el Gorshkov está equipado con el Filin 5P-42, un arma de "interferencia óptica visual" que puede causar "mareos, náuseas y sentimientos de desorientación".

El HMS Defender salió de Newcastle el sábado para dirigirse al noreste de Escocia para reunirse con el grupo de trabajo ruso a tiempo para que los barcos pasaran el martes por la costa del Reino Unido.

La Armada Británica indico que continuará vigilando los barcos a medida que pasan a través del Canal de la Mancha.

Junto con el Gorshkov, se encuentra el remolcador Nicolay Chiker, el barco de suministros Elbrus y el petrolero Kama.

El rayo 5-P es un dispositivo "no letal" que libera un haz de luz para deslumbrar al enemigo e inducir el delirio y los vómitos.

Fue probado por voluntarios que disparaban rifles de asalto, francotiradores y ametralladoras a objetivos bajo la protección de Filin.

Todos los participantes sufrieron por impedimento de visibilidad.

El comandante Richard Hewitt, el oficial al mando de HMS Defender, dijo a los medios que la seguridad de los mares alrededor de nuestra costa sigue siendo crucial para nuestros intereses nacionales.

"Acompañar al almirante Gorshkov ha demostrado el compromiso duradero de la Marina Real de proteger nuestras aguas domésticas y la preparación para realizar tales tareas cuando sea necesario", aseguro Hewitt.

Por su parte el ministro de fuerzas armadas, Mark Lancaster, agregó que "la Royal Navy siempre está lista para defender el Reino Unido.

"Continuaremos trabajando con nuestros aliados para seguir a los barcos rusos que pasan por aguas internacionales cerca de nuestras costas, para garantizar que la marina rusa siga el protocolo correcto en su viaje".

En noviembre de 2017, otro destructor y petrolero ruso apareció en Outer Moray Firth en la costa escocesa.

A principios de 2011, un gran número de buques de guerra y buques de apoyo rusos se refugiaron de las tormentas en Moray Firth.