El ataque aéreo contra las instalaciones militares situadas en Hama fue tan potente que provocó un terremoto de magnitud 2,6, informa el Centro Sismológico Euromediterráneo (CSEM).

Según datos del CSEM, el epicentro del sismo se registró a 22 kilómetros al sureste de Hama y a una profundidad de 2 kilómetros. 

Los ataques aéreos se realizaron en la noche del 30 de abril contra varias instalaciones de las provincias sirias de Hama y Alepo. Por ahora se desconoce si dejaron víctimas o heridos. 

De acuerdo con la agencia SANA, esta agresión se produjo después de que se conociera que el Gobierno sirio había llegado a un acuerdo con los terroristas para que abandonaran junto a sus familias las localidades de Yalda, Babila y Beit Sahm, situadas al sur de la capital.

Más información en breve...