Un total de 19 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este martes una resolución que tiene como objetivo propiciar la suspensión de Venezuela.

El texto, que fue rechazado por Caracas debido a su carácter "injerencista" y no nombra directamente la "suspensión", sí desconoce el resultado de las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de mayo porque supuestamente no cumplían con "los estándares internacionales".

La resolución se aprobó con cuatro votos en contra y 11 abstenciones. Venezuela, que hace 13 meses inició el protocolo pasa salir del organismo hemisférico, ratificó que Caracas se retira "porque lo que hace (la OEA) es generar condiciones para el intervencionismo y la violencia", dijo este martes el canciller Jorge Arreaza.

El texto insta al gobierno de Venezuela a abrir un "canal humanitario" para la entrada de alimentos y medicinas; así como iniciar un "diálogo" con todos los sectores políticos para "la reconciliación nacional" y la búsqueda de una nueva fecha para la celebración de comicios.

Previamente, el canciller Arreaza recordó que la escasez se ha agravado en el país por las medidas coercitivas unilaterales aplicadas por EE.UU. contra Caracas: "Las transacciones de Venezuela en cualquier ámbito son rechazadas en la banca, no sólo en EE.UU., sino en Europa y América Latina, y perjudican al pueblo venezolano".

La acción de la OEA ocurre en momentos en que el presidente Maduro ha iniciado un proceso de diálogo "y reconciliación nacional" con líderes de la oposición venezolana, lo que ha derivado en la aplicación de medidas sustitutivas de libertad a casi 80 personas.