La agencia estatal turca Anadolu denuncio recientemente el envío de tropas a Siria por parte de Italia. Los militares italianos fueron enviados a la provincia de Deir Ezzor, donde también se encuentran desplegados, sin permiso de Damasco, los militares de Estados Unidos.

El número exacto de soldados italianos se desconoce por el momento, pero según informaciones suministradas por el medio antes citado, entre ellos se encuentran asesores militares que ya habían ayudado a las fuerzas estadounidenses y francesas en otras operaciones en Siria.

La base de Estados Unidos donde se encuentran desplegadas las tropas de ambos países está ubicada cerca del mayor yacimiento de petrolero de Siria, Al Omar, cuyos pozos de petróleo llegaron a producir 30,000 barriles de crudo diarios antes de que estallara la guerra en Marzo de 2011.

Estos campos de petróleo y gas en Siria fueron tomados por el grupo terrorista Estado Islámico en Abril de 2014, y representaron una de sus principales fuentes de ingreso. Sin embargo, en Octubre de 2017 las milicias kurdas aliadas a Estados Unidos se apoderaron del campo petrolero de Al Omar y ha estado bajo el control de Washington desde ese entonces.

El envío de tropas italianas, llega luego de que el gobierno sirio hiciera pública su intención de recuperar esos yacimientos petroleros.

Varios expertos internacionales coinciden en que con estas últimas acciones, Italia y Estados Unidos muestran al mundo cuál es su verdadero interés en Siria y por lo visto está claro que no es proteger a la población civil, ni tampoco combatir al Estados Islámico.

Su verdadero objetivo es apoderarse por completo del mayor yacimiento de petrolero de Siria y al Italia enviar tropas a Al Omar, obligan a Damasco a abstenerse de recuperar sus territorios, ya que de hacerlo entrarían en una confrontación abierta con ambos países, una confrontación que podría servir como excusa para una intervención militar en el país arabe por parte de Estados Unidos y sus aliados.