(Sputnik) — Los militares turcos acumulan armamento en la provincia de Kilis, en la frontera con Siria, recelando una nueva ola de migrantes por una posible operación en Idlib, informó el diario Hurriyet.

Se señala que la madrugada del 4 de septiembre pasaron por el territorio de Kilis ocho vehículos que transportaban carros de combate y obuses.

Según una fuente militar del diario, la reubicación de armas se debe a medidas de seguridad para contener una nueva ola de refugiados que, según las autoridades turcas, podría generar una posible ofensiva de las tropas gubernamentales sirias contra Idlib.

El diario indica que Turquía aumentó el campo de refugiados en Atma, en la frontera siria, e instaló 12 puestos de control en la zona de distensión en Idlib en vísperas de una posible operación militar.

La provincia de Idlib se convirtió en un bastión de los insurgentes.

Hace poco Moscú y Damasco advirtieron de que se está preparando un falso ataque químico contra civiles en la provincia para inculpar al Gobierno sirio.