La operación de ataque de la Fuerza Aérea israelí contra objetivos sirios en la provincia de Latakia desembocó en el derribo de un avión ruso de reconocimiento y causó la muerte de 15 militares rusos.

Según el Ministerio de Defensa ruso, el avión Il-20 que este lunes desapareció de los radares durante un ataque de cuatro cazas israelíes F-16 contra objetivos sirios en la provincia de Latakia fue derribado por un misil antiaéreo de sistema S-200 sirio después de que los pilotos israelíes lo utilizaran como escudo, provocando así su derribo cerca de la costa del país árabe. El ministro ruso de Defensa ha declarado que la culpa de lo ocurrido "recae por entero" sobre Israel.

"El ministro de Defensa de Rusia, el general del Ejército, Serguéi Shoigú, mantuvo una conversación telefónica con el jefe del departamento militar israelí, Avigdor Lieberman", reza el comunicado.

Shoigú subrayó que las acciones irresponsables de la Fuerza Aérea israelí provocaron una tragedia que se saldó con 15 militares rusos muertos.

"A pesar de los acuerdos que existen para prevenir los incidentes peligrosos con Israel, el mando de la agrupación rusa fue notificado un minuto antes del ataque realizado por los aviones F-16 israelíes", agregó Shoigú.

Refiriéndose al tema, el portavoz del ente, Ígor Konashénkov, afirmó que "los aviones israelíes crearon deliberadamente una situación peligrosa para aeronaves y buques de superficie que se encontraban en esa zona".

"Escudándose tras el avión ruso, los pilotos israelíes lo expusieron al fuego de la defensa antiaérea de Siria", agrego Konashénkov.

Yuri Shvitkin, subjefe del Comité de Defensa de la Duma —Cámara Baja del Parlamento ruso—, argumenta que "sin lugar a dudas, las acciones de Israel hacia Siria son agresivas. Sus ataques y sus bombardeos no se ajustan a ninguna norma del derecho internacional. Lo hacen sin invitación, sin una decisión apropiada por parte del Gobierno legítimamente elegido de Siria".

A su juicio, los israelíes no son más que "un aparato auxiliar" de EEUU en la implementación de su plan y "tienen toda la responsabilidad" en haber provocado el derribo del Il-20 mediante un misil S-200.

Serguéi Shoigú advirtió que "Rusia se reserva el derecho de emprender medidas de respuesta y de responder a los actos hostiles de Israel", y recordó que Rusia llamó a Israel en numerosas ocasiones a "abstenerse de ataques contra el territorio sirio que generen amenaza para los militares rusos".