Las tensiones entre EE. UU. y Rusia se han incrementado en los últimos meses, debido a que Donald Trump sigue negando las acusaciones de injerencia rusa en su victoria electoral de 2016 y al derribo del avión ruso en Siria por parte de Israel, el principal aliado de Estados Unidos en la región.

Un ex funcionario del Kremlin, Alexander Nekrassov, que se desempeñó como asesor del fallecido presidente ruso Boris Yeltsin, expreso recientemente, haciendo referencia a las tensiones entre ambas potencias, que los EE.UU. nunca atacarán a su país por la simple razón, de que Rusia tiene armas nucleares.

El ex funcionario recordó al mundo que Estados Unidos no ha ganado una guerra desde 1945, por eso Rusia no le teme.

Alexander advirtió que aunque Rusia no teme un ataque de los EE. UU., las tensiones del "estilo de la Guerra Fría" entre las dos potencias militares no terminarán en el corto plazo.

"Esta tensión continuará porque Trump no es un político profesional" y "está rodeado por halcones neoconservadores que no le están dando buenos consejos", aseguro Alexander, e indicio que no se sorprendería si Putin fuera presidente de por vida.

Mientras que los jefes militares estadounidenses dicen que Vladimir Putin es la persona que aumenta las tensiones bélicas, no Trump.

El general Charles "Chuck" F Wald, el ex comandante adjunto del Comando Europeo de los Estados Unidos afirma que el hombre fuerte ruso está presionando por la dominación mundial.

El general retirado, que sirvió tanto en Vietnam como en Bosnia, le dijo al Daily Star Online que "Putin quiere devolver a Rusia al estado de super potencia mundial". Y agregó que "Putin siente nostalgia por la Unión Soviética y "Estados Unidos es el máximo enemigo para él".

El experto militar le dijo a Daily Star Online que Rusia está buscando reemplazar a Estados Unidos como la superpotencia mundial, utilizando un manual de 1997.

Por otra parte, recientemente durante una entrevista la mano derecha de Putin, Dmitri Medvédev, aseguro que Rusia y la OTAN se dirigen a la guerra e indico también, al igual que Alexander Nekrassov, que su país no teme a Estados Unidos, debido a que no han ganado una guerra en 70 años.