Ígor Sechin, mandamás de la estatal petrolera rusa Rosneft, criticó la incursión de Facebook en el manejo de las criptomonedas y aseveró que los monopolios tecnológicos de Estados Unidos buscan dominar las redes del comercio global mediante el control de divisas virtuales.

Las criptodivisas y el poder tecnológico ilimitado de Estados Unidos pueden conducir a "mayores desequilibrios globales comerciales", según Ígor Sechin.

Además, advirtió que Facebook expandió vertiginosamente su división de cadena articulada de bloques ('blockchain') y opera una "orgia inmensa de contrataciones con el fin de monopolizar el espacio de las criptodivisas", así como opera con el control de los datos personales de 2.000 millones de usuarios, más que la población de China y/o India.

Rusia está preocupada por el lanzamiento por Facebook para el año 2020 de su criptodivisa Libra, como nuevo sistema de pagos.

No pasó desapercibido que nada menos que Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, haya iniciado charlas exploratorias con el estadounidense Mark Zuckerberg, mandamás de Facebook.

La Libra en su inicio estará acoplada al dólar y todos sus movimientos, que rebasan el trivial ámbito financierista, comportan un trascendental trasfondo geoestratégico donde no se puede eliminar la convergencia de los intereses monetaristas, hoy mediante las criptodivisas, de Israel/EEUU/Reino Unido, cuyo desenlace no es apto para cándidos ni cardíacos.

No solamente Rusia está preocupada por la libra de Facebook, sino también los empresarios chinos vislumbran que detrás operará el mayor sistema de vigilancia de la historia de la humanidad: una verdadera cárcel digital con disfraz samaritano de servicio de intercambio monetarista sin ganancias conspicuas, salvo las que se obtengan por la vía de la higiénica publicidad.

Gavin Brown, director del fondo de cobertura de riesgos de criptodivisas, la empresa Blockchain Capital, aduce que se trata de un "oligopolio" que "requiere de un cierto nivel de institucionalización con el fin que los reguladores se sientan cómodos".

Phil Chen, alto funcionario de la empresa telefónica china HTC, arremete contra el proyecto de la libra: "antítesis del bitcoin y otro paso hacia el control total de los datos y los usuarios" ya que "esta divisa global puede ser la forma más invasiva y peligrosa de vigilancia que se haya diseñado hasta ahora".

Para Chen la libra no es una verdadera cadena de bloques 'blockchain'.