El gobierno de China a través del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Geng Shuang, saco la cara en defensa de América Latina y replicó al consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, que Latinoamérica no es el patio trasero de ningún país.

Geng informo a Estados Unidos que los países del hemisferio occidental son soberanos e independientes y pueden decidir por ellos mismos con qué naciones cooperar y enfatizo, en ese sentido, que China siempre ha defendido la cooperación amistosa con otros países acorde con la convivencia pacífica".

En el contexto de la situación actual en Venezuela, Geng hizo hincapié en que solo el pueblo venezolano puede encontrar una salida a la crisis política que vive su nación estos días. "La cuestión venezolana puede ser resuelta solo por el pueblo venezolano, la estabilidad en Venezuela redunda en interés del país, así como de la región", reiteró.

El Gobierno chino replicó al consejero de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, que Latinoamérica no es el patio trasero de ningún país al comentar sus declaraciones sobre Venezuela.

"América Latina no es propiedad de ningún país ni tampoco es el patio trasero de ningún Estado", dijo el portavoz, Geng Shuang, este martes en una comparecencia ante la prensa.

Anteriormente, el asesor de Seguridad Nacional del presidente de EE.UU., John Bolton, afirmó a través de su cuenta personal de Twitter que Washington no tolerará "potencias militares extranjeras hostiles" que impiden alcanzar "objetivos de democracia, seguridad y el Estado de derecho, compartidos en el hemisferio occidental".

"El Ejército venezolano debe estar con el pueblo de Venezuela", precisó.

A su vez, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, afirmó este lunes en Twitter que Washington trata de "interferir en los programas de cooperación técnica-militar entre Rusia y Venezuela", al mismo tiempo que el país norteamericano tiene un gran número de bases militares en todo el mundo —"buena parte" de las cuales se ubica en América Latina— y "un presupuesto militar creciente de más de $700 millardos". Arreaza calificó este comportamiento de las autoridades estadounidenses de "cinismo".

Washington recrudeció su política contra Venezuela después de que el presidente de este país, Nicolás Maduro, asumiera su segundo mandato el 10 de enero de este año tras unas elecciones que un sector de la oposición boicoteó.

El Gobierno norteamericano congeló 7.000 millones de dólares de PDVSA y bloqueó todos los pagos que hagan empresas estadounidenses por el petróleo venezolano.

La Casa Blanca ha expresado su apoyo incondicional al opositor venezolano, Juan Guaidó, quien se autoproclamó "presidente encargado" del país sudamericano.