Facebook ha informado a los medios de comunicación su decisión de cancelar docenas de cuentas falsas, páginas y grupos administrados en secreto por una firma israelí que estaba coordinando esfuerzos para influir en las elecciones en todo el mundo.

Según asegura la red social, el Grupo Arquímedes, con sede en Tel-Aviv, utilizó las cuentas para difundir noticias falsas en nombre de sus clientes, dirigidas principalmente a grupos políticos en el África subsahariana y América Latina.

Además, la compañía había gastado alrededor de £ 634,000 ($ 812,000) en anuncios de Facebook, según informo el jefe de la política de seguridad cibernética de Facebook, Nathaniel Gleicher, quien anunció durante una conferencia de prensa el 16 de mayo de 2019, que la firma detectó las campañas de influencia creadas por la firma israelí.

Las cuentas fueron rastreadas por el equipo de investigación interno de Facebook donde descubrieron que pertenecían a una compañía conocida como el Grupo Arquímedes.

En total, Facebook ha eliminado de su plataforma 65 cuentas, 161 páginas y 23 grupos operados por Arquímedes por violar las políticas de representación falsa.

Lea tambien: Descubren 'malware' espía que infecta teléfonos con una llamada perdida en WhatsApp

Además, cuatro cuentas asociadas al grupo Arquímedes también fueron excluidas de la plataforma de Instagram propiedad de Facebook.

Gleicher dijo al Jerusalem Post que "la gente detrás de la red usó grupos de cuentas falsas para ejecutar páginas, difundir contenido y aumentar artificialmente la simpatía de los votantes hacia los candidatos que solicitaban los servicios del grupo".

Según el señor Gleicher, la firma con sede en Tel Aviv incidió principalmente en las elecciones presidenciales de distintos países, utilizando Facebook para difundir noticias falsas.

El sitio web de Arquímedes afirma que el grupo es "líder en campañas a gran escala en todo el mundo".

Con el uso de "tecnologías de punta y métodos innovadores", la compañía ha asumido "papeles importantes en muchas campañas políticas y públicas, entre ellas las elecciones presidenciales y otros proyectos de redes sociales en todo el mundo".

El objetivo declarado de Arquímedes es "cambiar la realidad de acuerdo con los deseos de sus clientes".

La mayoría de las elecciones seleccionadas por el Grupo Arquímedes se realizaron en países del África subsahariana, en América Latina y el sudeste asiático.

El Sr. Gleicher dijo que el Grupo de Arquímedes "se representaba a sí mismos como locales".

Esto incluyó intentos de hacerse pasar por varias organizaciones de noticias locales, que publicaron información supuestamente filtrada sobre objetivos políticos.

"Con frecuencia, las páginas publicaban noticias políticas, incluidos temas como elecciones, opiniones de candidatos y críticas de los opositores de los candidatos", agregó Gleicher.

Antes de que Facebook los eliminara, las páginas habían acumulado alrededor de 2.8 millones de seguidores y acumulado cientos de miles de visitas.

Gleicher indico que "equipo de Facebook ha evaluado que este grupo está organizado principalmente para llevar a cabo este tipo de comportamiento engañoso" y agrego que Facebook ha eliminado la presencia de Arquímedes y está "bloqueando su regreso" debido a que ese tipo de negocio no tiene lugar su plataforma".

La intención general detrás de la campaña de influencia generalizada del Grupo Arquímedes no está del todo clara.

Grupo Arquimedes

Sin embargo, el Sr. Gleicher dijo que la compañía estaba comprometida comercialmente, "parecía funcionar en nombre de figuras públicas y figuras políticas, trabajando para impulsar narrativas positivas sobre ellos y para hacer críticas a sus opositores políticos".

Facebook ha estado enfrentando una creciente presión para abordar de manera transparente las campañas de desinformación desde que se reveló que supuestamente las autoridades rusas usaron la plataforma de medios sociales para influir en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

El anuncio de la identificación de las campañas de influencia de Arquímedes se produce después de una semana difícil para Facebook, con revelaciones de que el servicio de mensajería WhatsApp de la empresa contiene una gran vulnerabilidad al hackeo externo, una debilidad que salió a relucir luego del ataque de un spyware que fue desarrollado por la compañía israelí de inteligencia cibernética NSO Group, cuyo 'software' Pegasus ha sido utilizado para 'hackear' a abogados, disidentes y activistas de derechos humanos, según el periódico.